.Basketspirit.com Tienda on-line especialista en baloncesto. Camisetas, zapatillas, balones, libros, complementos

Comparte este contenido en twitter:

 

Jason Kidd, mister triple-doble. El legado de uno de los grandes bases de la historia

Puntuación: 
3

Jason Kidd, Dallas Mavericks ante Steve Nash, Phoenix SunsJASON KIDD. MISTER TRIPLE-DOBLE. EL LEGADO DE UNO DE LOS GRANDES BASES DE LA HISTORIA.

En las finales de esta temporada contamos con la presencia de un base, considerado por muchos analistas, como uno de los mejores, no sólo de la actualidad, sino de la historia de la NBA. Con 38 años,  y 17 temporadas a sus espaldas, la amenaza, cada día más real, de cierre patronal, nos hace pensar que estamos ante las últimas actuaciones de Jason Kidd en la mejor liga del mundo. Resulta curioso que sea el jugador en activo que más partidos de playoff ha disputado, y que todavía no haya conseguido un anillo de campeón, quizás en su tercera aparición en unas finales pueda conseguirlo.

Nacido en San Francisco, California, en 1973, de padre afroamericano, y madre irlandesa, fue el mayor de seis hermanos. Junto a la bahía de Oakland comenzó a dar sus primeros pasos en el mundo del baloncesto, y lo hizo jugando en las canchas de su ciudad natal, precisamente ahí empezó a forjarse un nombre, junto al de otro joven que también acabaría convirtiéndose en estrella, Gary Payton. Su paso por el Instituto de St. Joseph Notre Dame le reportó su primer gran galardón a nivel individual, sus números le llevaron a ser considerado el mejor jugador de Instituto de su generación, obteniendo el prestigioso Naismith player of the year, en 1992. Como era de esperar tras sus impresionantes números en la última temporada de High School (25 puntos, 10 asistencias, 7 rebotes, y 7 robos de balón de media por partido), todas las universidades iniciaron una dura pugna por reclutar en sus programas al joven base. Y fue la Universidad de California, en Berkeley, quién consiguió a Kidd. A lo largo de su etapa universitaria, la polivalencia en el juego mostrada en el instituto tuvo continuidad, y aupó a su universidad hacia los puestos de privilegio en el baloncesto universitario americano. En su segunda temporada tuvo el honor de ser coronado como mejor jugador de su conferencia, los números mostrados avalaban el salto a la NBA, y en 1994 entró en el Draft. No sin antes ver cómo retiraban su camiseta con el número 5 de la Universidad de California.

La suya no fue una de las clases de draft con más talento que se recuerden, pero si hubo nombres que nos sonarán familiares, como Alston, Burditt, Fetissov, o Rebraca. Milwaukee Bucks tenía el privilegio de elegir en primera posición, y no dudaron en hacerse con los servicios de Glenn Robinson. En segundo lugar, Dallas se frotaba las manos al ver que Jason Kidd no fue la elección de los de Wisconsin, y el base acabó en las filas del conjunto de Texas. Dallas venía de cosechar uno de los peores balances que se recuerdan en la NBA (13-69), con Kidd al mando del equipo obtuvieron el mayor progreso visto en un equipo hasta la fecha (36-46). No sólo cambió la cara al conjunto tejano, sino que fue el líder de la liga en un apartado en el que se terminaría convirtiendo en rey, el de los triples-dobles. Llegados al final de temporada, compartió junto al número 3 del draft, Grant Hill, el galardón como Rookie del año. Su segundo año como profesional aumentó sus prestaciones hasta unos meritorios 16,6 puntos, y 9,7 asistencias por partido. Su primera aparición en el All Star no se hizo esperar, ya había conseguido introducirse en la élite de la NBA. Sin embargo, en su tercera temporada, coincidiendo con un descenso notable en sus números, llegó el primer gran traspaso en el que se veía involucrado. Su siguiente destino sería la soleada Arizona, y los Phoenix Suns.

Algunos de los records obtenidos en los Suns todavía hoy siguen estando vigentes, otros se encargaría Steve Nash de derribarlos años más tarde. Fue líder de asistencias en la NBA durante toda su etapa en Phoenix, y formó parte en tres partidos del all star, y lo más importante, consiguió que su equipo accediese a los playoff en todas las campañas que disputó con esa camiseta. Uno de los momentos más especiales en su carrera tuvo lugar en el año 2000, ya había obtenido el campeonato de las Américas con EEUU en 1999, pero en Sydney obtuvo su primer oro olímpico. Un sueño que se hizo realidad en la carrera de Kidd, que engordaba su palmarés con cada temporada que pasaba. En el año 2001 llegó el segundo traspaso en el que se veía implicado. No eran simples transacciones, ni intercambios de jugador, la categoría, el caché, y el salario de Kidd, hacía que media liga temblase con las consecuencias indirectas que se producían en cuanto al baile de jugadores. El siguiente destino, New Jersey Nets.

A nivel individual, la madurez que había alcanzado, le condujo a elevar su juego un peldaño más, afianzándose como líder indiscutible de la franquicia, los aficionados de los Nets pudieron disfrutar, quizás, de los mejores momentos de Kidd en la NBA, especialmente en su primera etapa, recordar que estuvo 7 temporadas. Bajo su dirección alcanzaron las finales de la NBA en dos ocasiones, aunque en ambas no alcanzaron la gloria del anillo, perdiendo merecidamente ante Lakers, y Spurs. Cumplida su primera década en la liga, los problemas físicos empezaron aparecer en el base, sus rodillas pasaron por el quirófano en varias ocasiones, y su físico se vio mermado. Aún así, su impresionante calidad seguía siendo suficiente para consolidarse como uno de los mejores jugadores, apareciendo muy bien colocado a lo largo de varias temporadas en la carrera por obtener el MVP de la liga regular. Su etapa final en los Nets estuvo marcada más por los problemas extradeportivos que por los logros que obtuvo en la pista, su sonado divorcio, se unió a una lista de problemas que encabezada su arresto por malos tratos en 2001. Durante esta etapa, no podemos olvidarnos del dúo que formó junto a Kenyon Martin, y posteriormente junto a Vince Carter. La falta de resultados en la persecución del anillo, y la veteranía de Kidd, le llevaron de vuelta a su primer equipo NBA, los Dallas Mavericks, ocurrió al límite de vencer el plazo de traspasos en Febrero de 2008. Como no podía ser de otra forma, Kidd estuvo envuelto en otro macrotraspaso, en el que 7 jugadores, 2 rondas del draft, y 3 millones de dólares, le mandaron a la franquicia en la que debutó en la liga.

El paso de los años no pasa en balde, y más si el cuerpo ha sido castigado con varias lesiones, aunque no sean de gravedad, a sus 35 años, Jason Kidd se encontraba en el ocaso de su carrera, y muchos especialistas, auguraban una rápida retirada del base. Otra vez, Kidd se encargó de zanjar debates en el lugar donde más disfruta, en la cancha de baloncesto, es cierto que la aportación individual ha disminuido respecto a sus años gloriosos en la NBA, sin embargo es el director de juego adecuado para una franquicia como la tejana. La directiva lo supo ver desde el principio, y no dudo en extender tres años más, y 25 millones de dólares el contrato de Kidd en 2009. En ocasiones el destino es caprichoso, jamás ha conseguido el anillo de campeón, y a disputado las últimas 15 temporadas los playoff, y éste le ha hecho tener una última oportunidad en 2011, ante los Miami Heat, el dúo que forma junto a Nowiztki se deshizo sin problemas de unos Lakers pasivos. Es, probablemente, el último tren que pasará delante suyo. Su dilatada trayectoria puede concluir, si finalmente se llega al cierre patronal.

A nivel individual, el legado que nos deja está acorde con la calidad que siempre nos ha demostrado a lo largo de estas 17 temporadas:

- Rookie del año. 1995

- 10 veces all-star (1996,1998,2000-2004,2007,2008,2010).

- 5 veces miembro del mejor quinteto de la NBA.

- 4 veces miembro del mejor quinteto defensivo de la NBA.

- Campeón del concurso de habilidades en el all star de 2003.

- 2ª máximo asistente en la Historia de la NBA (11578), sólo detrás de John Stockton.

- 3ª máximo recuperador de balones en la Historia de la NBA (2477), sólo detrás de Jordan, y Stockton.

- Uno de los cuatro jugadores que han sido capaces de superar los 15000 puntos, 10000 asistencias, y 7000 rebotes a lo largo de su carrera.

- 3ª jugador en conseguir mayor número de triples-dobles a lo largo de su carrera (107), sólo detrás de Maagic, y Robertson.

- 2 oros olímpicos (Sydney 2000, y Pekín 2008).

Por si alguien todavía tiene dudas, en breves años pasará a formar parte, merecidamente, del Hall of Fame, y no se sorprendan si ven a Jason Kidd como entrenador de alguna franquicia en el futuro en la NBA. 
 

 

Por Alex Senra
Entrenador Superior Baloncesto
Analista NBA JGBasket

Comparte este contenido en twitter:

Contenido popular


ENCUENTROS EN LA SEGUNDA FASE:
Ideas para la progresión en la planificación físico, técnico-táctica en la competición de formación
 Ideas para mejorar en entrenamientos y partidos. 1ª parte / Estrategia, dirección de partido y detalles. 2ª parte / Cuidado del entrenador y planificación. 3ª parte. / Foco del entrenador. 4ª parte

10 años de baloncesto. JGBasket